viernes, 25 de abril de 2008

Luego de leer una dedicatoria

Soy un gajo de luz turbia y arcilla
que se atraganta de rumores malolientes
y agitados.
Y me encaja en las manos esa orilla violenta
un asco de tiranos, vacío y lengüetazos.
Y allá viene, sin falta,
esta rudeza hipócrita.
Soy una lluvia gris que la marea,
indiferente, toma entre manos,
y se mira las uñas y la horzuela,
y se pierde en la arena, apaciguada.

1 comentario:

Quantum Machina dijo...

Wow :| ..no lo había leido con detenimiento y, me encanta!

Soy un gajo de luz turbia y arcilla..

me pierde en la marea que indiferente toma entre manos.

..más bien el poema es esa marea..