martes, 3 de julio de 2007

De la queja...

Tengo miedo de encontrarme a media noche

el recuerdo de tus ojos escarlata,

de sentir en mis entrañas el deseo

de tenerte prendido de mi almohada.

Tengo miedo, y no obstante, siempre espero

la llegada de la luna en tu mirada,

el saberte extraviado entre los tenis

que suenan con tu nombre por la plaza.

Como sombra agazapada en mis tinieblas,

rasga mi sueño el eco de tu aliento:

mudo espejismo de ilusiones rotas.

Y aunque tarde en comprender por qué te encuentro

y aunque ansíe el recuerdo de esos días,

sin saber cómo ni cuándo, tengo miedo.

3 comentarios:

Gaby Ponce dijo...

este es ya algo viejo, en un ejercicio de sonetos que me impuse a partir de un verso de los sonetos garcía lorca... en una época de crisis escritural, quizá debería hacer algo similiar ahora...

S. dijo...

Se nota mucho que no es de hogaño. Está intresante, mejorable en varias rimas. Cuídate.


[S.]

Quantum Machina dijo...

no sé por qué no había comentado en este... me encanta el recuerdo de los ojos escarlata, y en sentir en las entrañas y la prendidez de la almohada..