miércoles, 21 de marzo de 2007

Uno de tantos días, eventualmente

Tengo la certeza de algún día
en que la risa no baste
en que el placer del exceso y la lujuria se acumule
y el suicidio se me antoje hermoso.
Pero ahora duermo por ahora.
Estoy cansada.

Tengo la certeza de algún día
en que el llanto no baste,
en que el placer de la huida y la sangre se acumule
y el suicidio vuelva a antojarse hermoso.
Pero ahora duermo y me lo callo.
Estoy cansada.

2 comentarios:

S. dijo...

Supuestamente yo sería tu crítico de cabecera: genial.
Sin embargo creo que por mi excesiva vanidad y egocentrismo se me han pasado los días y yo no escrito nada.
Por otra parte, me dio gusto ver que tienes lectores que catedráticamente intentan hacerte notar tus fallos.

Yo, como bien lo sabes, no puedo ofrecer lo mismo.
=0)


Pero, en fin, comenzaré:
- Me agradó "Uno de tantos días, eventualmente". De hecho, pienso que es uno de los temas que mejor te salen (y que no llegan a ser depresiones de cortar vena con galletas populares), como pasaba con Vallejo. Podrías explotarlo, buscarlo debajo de las cosas, qué se yo.
- Sin embargo, siento que lo inicias sin ritmo, y que lo empiezas a construir con "Pero ahora duermo por ahora".
- Esto también puede deberse a la ausencia de signos de puntuación.
- Revisa, asimismo, el sentido de la primera oración, dado que no pareces tener "certeza" de que llegará un día en que el suicidio se te antoje hermoso.


[ S. ]

Gaby Ponce dijo...

Muchísimas gracias S.